La prótesis dental mantiene nuestra boca con todos sus dientes sanos y en su lugar. Nuestra salud dental requiere una serie de cuidados en los que no podemos escatimar.

Perder una pieza dental puede derivar en problemas de salud, más allá de la estética, tener una boca sana repercutirá en todo nuestro organismo. 

La implantología es una técnica muy extendida y que en casos de deterioro bucal, es una de las opciones más recurrentes a las que acudir.  En este blog te contamos lo que necesitas saber.

¿Qué es una prótesis dental? 

Una prótesis dental es un aparato artificial que es utilizado para restaurar la anatomía dental de uno o varios dientes para conseguir que el paciente recupere la funcionalidad y la estética dental. Lucen como unos dientes naturales. 

Las prótesis son fabricadas de manera personalizada en materiales como el acrílico y la porcelana. La base de la prótesis dental es una imitación del propio tejido natural, se utiliza un material usado con la pigmentación conocida como polimetilmetacrilato, que previene la acumulación de bacterias. 

Aunque no todas las prótesis están indicadas para la rehabilitación, según cada caso posee una serie de limitaciones. La principal funcionalidad consiste en reemplazar la pérdida de dientes para lucir una sonrisa perfecta. Su elaboración a medida hace posible que la prótesis se adapte de forma idónea al usuario, tanto es así que olvide que la tiene. 

Tipos de prótesis dentales

Prótesis removible

Prótesis parcial removible 

Este ejemplar permite al usuario quitar y poner la prótesis cuando estime necesario. Suele estar elaborada de material metálico, ya que son piezas de un solo diente. Lleva unos ganchos retenedores sobre algunos dientes. Aunque esta opción se está quedando obsoleta, pues para estos casos la mejor opción es la implantología dental, son fijos, más estéticos y proporciona una mayor comodidad al paciente.

Prótesis completa removible

Esta es la dentadura que todos conocemos. Se trata de una dentadura completa para aquellas personas sin dientes. Se adhiere al paladar y las mucosas. 

La incorporación en el paciente hace que pueda realizar una vida cotidiana, aunque son inestables porque suelen moverse al comer o al hablar. Hay que recurrir a un componente externo, el pegamento para adherir la dentadura al paladar. 

Las ventajas de estos dos tipos de prótesis es que son una opción asequible económicamente hablando y no es necesaria cirugía. Aunque al ser removibles no dejan de ser menos naturales estéticamente hablando y es más sencillo que se muevan.

Prótesis fija 

Prótesis fija sobre dientes

Los dientes son limados para colocar unos dientes falsos pegados a estos. Si la pieza dental ha quedado dañada ya sea por caries o algún traumatismo es muy buena opción. Básicamente, son las fundas dentales. Gracias a los grandes avances odontológicos se fabrican en gran cantidad de materiales que ayudan a su perfecta incorporación y que pase desapercibido a nivel estético. 

Prótesis fija sobre implantes

Esta puede ser una opción válida tanto para el paciente que se ha quedado sin dientes como para aquel que le falta un diente aislado. Previamente se deberán hacer diversas pruebas para que la pieza encaje a la perfección y se ajuste de manera adecuada. Esta opción ha supuesto una revolución, ya que su realismo hace que el paciente no tenga molestias. Estas prótesis requieren una cirugía previa, pero que aportan un mejor tratamiento y solución que los anteriores.

¿Necesitas un dentista en Sevilla?

Tras conocer un poco más sobre las prótesis dentales, si necesitas un dentista, en Clinica Dental Pino Montano somos tus dentistas en Sevilla de confianza.

Conoce nuestros distintos tipos de ortodoncia, de implantes dentales, de estética dental o todo lo que tus dientes necesiten.

Llevamos más de 20 años cuidando de tu sonrisa.