En lo que respecta a las encías retraídas, estas son  de los problemas más habituales de la salud dental, el cual debe ser atendido correctamente no solo por razones estéticas, si no por los graves inconvenientes que puede causar. 

Las encías retraídas son una afección bucodental que provocan una progresiva pérdida del tejido de soporte dentario y que generan la muestra de la raíz del diente, lo que con el tiempo puede producir una pérdida de la pieza dental.

Habitualmente, las personas no se dan cuenta de que la tienen, por lo que es necesario hacerse un chequeo con relativa frecuencia en el dentista.

Existe un gran número de causas por las que surge esta retracción, algunas de ellas son la gingivitis, los cambios hormonales o la periodontitis entre otras.

CAUSAS PRINCIPALES DE LAS ENCÍAS RETRAÍDAS

  • Gingivitis

Esta radica en la inflamación de la encía en torno al diente por la aglomeración de restos de comida o placa dental. Por otro lado, también puede aparecer por una mala higiene bucal, ya que la placa, que está formada por bacterias y depósitos calcáreos, se va aglomerando en nuestra boca hasta formar lo que normalmente conocemos como sarro.

  • Cambios hormonales: 

Las variaciones en los niveles de hormonas femeninas durante la vida de una mujer, como en la pubertad, el embarazo o la menopausia, pueden ocasionar que las encías estén más delicadas y más indefensas a la recesión.

  • Rechinar o apretar los dientes:

Si eta es grave, puede ejercer presión sobre las encías, lo que podría producir la retracción de estas.

  • Periodontitis

Esta enfermedad comienza como una gingivitis mal tratada. La placa bacteriana se acumula entre la encía y el diente, generando una bolsa periodontal e introduciéndose cada vez más hasta la raíz de este.

¿CÓMO PUEDO SOLUCIONAR LA RETRACCIÓN DE LAS ENCÍAS?

A la hora de solventar este problema, existen técnicas quirúrgicas y no quirúrgicas. En ciertas ocasiones, se puede mejorar o regenerar las encías retraídas sin cirugía, y en otras es necesario llevarla a cabo para reconstruir el tejido perdido.

Por esta razón, lo que deberíamos de comenzar a hacer, es cepillarnos los dientes cuidadosamente. De este modo, lograremos que esta recesión no empeore más.

Si bien fuese fundamental el tratamiento, el periodoncista  podrá realizar los dos siguientes: injerto o estiramiento de encía. En definitiva, al asistir a vuestra clínica dental de confianza, el especialista llevará a cabo un análisis exhausto de vuestro problema y os dará unos patrones a seguir para cuidar vuestras encías.

En Pino Montano Dental, estamos disponibles para cualquier duda. Si crees que tienes un problema o necesitas una revisión rutinaria, contacta con nosotros.