Ese escalofrío que se confunde con corriente eléctrica cuando bebemos un refresco frío o cuando tomamos una sopa caliente. Rechazar un helado porque sabemos el dolor que nos produce en los dientes tomarlo o taparnos la boca con bufanda porque hasta el frío del aire nos molesta.

7 de cada 10 personas sufren sensibilidad dental

Evitar la sensibilidad dental es fácil con algunos consejos que puedes realizar en tu día a día.

Cómo evitar sufrir sensibilidad dental:

  • ¡Cuidado con los blanqueantes!: Cada día más personas quieren lucir unos dientes blancos y relucientes pero esta cuestión estética está ligada a la sensibilidad. Algunos tratamientos blanqueantes (ya sea en consulta o en casa) afectan al esmalte de tu diente, dejando así desprotegido este y aumentando el riesgo de sensibilidad. Solución: Existen tratamientos blanqueantes mínimamente invasivos que no dañan el esmalte de tu diente.
  • Alimentos que incrementan la sensibilidad: Los cítricos pueden afectar al esmalte y consecuentemente a la protección de tus dientes. También los alimentos picantes y muy ácidos. Solución: Evita tomar zumos o cítricos o cualquier condimento picante en exceso si tienes tendencia a la sensibilidad.
  • Evita alimentos muy fríos o muy calientes: Si acabas de recibir un tratamiento dental como un empaste, ortodoncia o blanqueamiento evita tomar este tipo de alimentos. Durante ese periodo es normal que el diente está más sensible puesto que se producen contracciones o movimientos en el nervio de este. Solución: Evita tomar alimentos y bebidas muy fríos o muy calientes. La sensibilidad a causa de un tratamiento suele ser pasajera y en unos días no tendrás molestia.
  • Consulta a tu odontólogo: no todo está escrito por lo que si tienes sensibilidad dental lo mejor es acudir a tu odontólogo. Descartar cualquier otra causa es fundamental para evitar la sensibilidad dental o actuar contra ella.